Cómo elegir un buen sofá calidad-precio.

Consejo de cómo elegir un buen sofá

Cómo elegir un buen sofá

El salón es la estancia de nuestro hogar en la que más tiempo solemos pasar, en concreto, en el sofá. Es el 3º sitio dónde más tiempo pasamos de nuestra vida, de media cada español está 10 años de nuestra vida sentados en uno de ellos, por lo que es muy importante tener en cuenta a la hora de comprar uno. Hay que valorar 3 factores básicos: estética, comodidad y resistencia.

No sólo por la cantidad de horas que podemos llegar a pasar sentados en ellos, sino también porque su presencia determina la estética y la habitabilidad de nuestro salón, los sofás vienen a representar un factor decisivo para que el hogar sea sinónimo de confort y estilo. Van a ocupar un lugar referente en la casa, el espacio que compartimos de una forma más amplia.

1.  Guía para elegir un sofá o sillón.

- Vea el uso que va a darle al sofá y la composición idónea que necesita (3+2 plazas, sofá + cheise-longue, rinconera… y sobre todo en la dirección en que lo va a enfocar).

- Mida el espacio que tiene para su ubicación y como lo va a colocar.

- Valore el diseño y el aspecto visual de su entorno .

- Elija el tapizado y vea nuestros vídeos para la información sobre su comodidad y durabilidad (tenga en cuenta la altura y peso de usted, ya que cada sofá puede ser mejor para según que persona).

- Tenga en cuenta el uso que le va a dar al sofá, ya que según su necesidad le irá mejor si es relax, extensible, reclinable o, bien, un sofá con mucho fondo para tener una sentada muy reclinada perfecta para estar recostado, ya que muchas veces se utiliza para una agradable siesta.

2.  Tenga en cuenta la distribución y colocación.

Lo primero que debes decidir es dónde lo colocarás en función de la distribución del cuarto: si irá pegado a la pared, si servirá como cambio de ambiente, etc… Para un cuarto pequeño, el espacio se puede aprovechar mejor colocando los sofás en L y apoyados a la pared; por el contrario, si es un espacio más grande, puedes colocar una rinconera o en forma de U, también podemos optar por combinaciones como sofá + sillones o butacas.

3.  Calcule el largo necesario.

Decidir la forma y capacidad del sofá dependerá del espacio con el que se cuente. Para determinar el largo del sofá, mide el espacio del que dispone y piense en la distribución del salón, que tenga espacio para pasar, poner mesitas, sillas, decoración, etc…

4.  Elija el estilo.

El estilo o diseño del sofá que elijas, debe adecuarse a la decoración del cuarto, lugar o espacio en el que lo tendrás. Dependiendo el estilo de decoración que predomine en tu hogar, puedes elegir la tela, piel, diseño, comodidad, colores, etc…del sofá acorde al entorno.

5.  Elija el tapizado.

La tapicería es un elemento crucial para definir nuestro sofá, ya que no sólo habremos de considerarla en cuanto a su diseño o al estilo que sugiera, sino también pensado en aspectos tan funcionales como la textura y capacidad de transpiración del tejido, su resistencia, opciones de lavado o limpieza frente a manchas y su tacto suave o más rugoso.

6.  Materiales para el tapizado.

Actualmente, hay una amplísima variedad de materiales con los que podemos tapizar nuestro sofá:

La piel natural es un producto transpirable, cálido y flexible. Los sofás tapizados en piel se adaptan al cuerpo, proporcionando calidez y comodidad. La piel es única, creando sofás diferentes y originales. Es importante saber que no es un producto principal, sino un subproducto, por lo que no se mata al ganado para aprovechar su piel, sino su carne, y al tener que quitarle la piel al ganado para obtener la carne se genera un subproducto que es la piel. Existen pieles naturales y sintéticas.

Las microfibras presentan unas características de tapizado muy interesantes: resistentes, elegantes y con muchos colores, estos tapizados se pueden limpiar fácilmente y conservan sus características a largo plazo. La gama de colores y variedades es amplísima, lo que dificulta su elección pero te asegura tu satisfacción en sus exigencias.

Los tejidos también ofrecen una atractiva gama de: calidades, variedades y colores. Su cuidado rutinario no requiere más que un cepillado delicado o una aspiradora a media potencia sin frotación del tapizado. Las manchas de líquidos o sustancias grasas han de tratarse de forma inmediata para no favorecer la absorción y que quede incrustada, empleando una solución de agua y jabón neutro, absorbiendo seguidamente la espuma con un paño humedecido en agua. Si la mancha persiste puede ver nuestros videos de consejos y le recomendamos su lavado en seco, aunque, en función de la tapicería, podrá lavarse en lavadora, respetando las indicaciones del fabricante.

La polipiel es un material sintético que busca la imitación de los aspectos estéticos de la piel, presentando en la actualidad resultados muy sorprendentes, en cuanto a su resistencia y elegancia, aunque no llegue a alcanzar obviamente, las características naturales de la piel, aunque su coste es más asequible.

7. Sofás convertibles en cama.

Solucionan la necesidad de una cama adicional sin ocupar espacio adicional. En los salones se recomiendan modelos con una estética propia de sofá. En los estudios-dormitorios van mejor las versiones que combinan un buen somier con colchón de espuma recomendada la HR, y el látex... Hay que tener en cuenta que un sofá cama por el mecanismo cama no tendrá la sentada que pueda aportar otro sofá que no sea cama ya que estos serán más destinados a la incorporación de una cama, no obstante cada vez más estos sofás van teniendo mejores sentadas y en los modelos de más calidad y valor apenas se notara la diferencia ya que en este tipo de sofás camas el precio es donde más se nota de cara a la sentada ya que incrementa mucho el valor el somier.

8. Sofás con chaise-longue y rinconeras.

Son perfectos para aprovechar una esquina o espacio vacío que queda al diseñar una zona de tertulia en L, pero también para crear modernas áreas de descanso. En algunos casos se trata de asientos de pequeño formato que se adaptan a la forma del rincón. En otros no sólo cubren el ángulo sino que se proyectan en un extremo formado confortables chaise-longues y con buena estética.

9. Poufs.

Los poufs proporcionan, por su versatilidad, mucho juego en salones pequeños: se pueden utilizar como asiento o mesita auxiliar, reposapiés, o incluso los tenemos convertibles en cama, también es ideal para los niños aquellos con relleno de bolas. Los nuevos diseños presentan incluso módulos abatibles con una superficie de almacenaje o baúles perfectos para guardar objetos del salón o de los niños.

 

10.  Categoría infantil.

Tenemos una categoría infantil en la que ofrecemos las mismas calidades y misma composición que en el público adulto, esto es ideal para las habitaciones de los peques donde ellos se sentirán como grandes y dando una estética muy juvenil, aprovechando para que no pisen los sofás de mayores y no dañen los sofás de adulto, esta es una opción muy importante ya que ellos se divertirán en estos productos destinados a ellos.

Con nuestra gama MINI destinada a los más peques desde 14 meses.

Y con la gama JUNIOR desde los 5 años.

Comentarios